“Vive tu día como si fuera el último porque, algún día tendrás razón…”

1407RamonVIVE
“VIVE TU DÍA COMO SI FUERA EL ÚLTIMO…
Esta frase la pronunció Steve Jobs en su famoso discurso de la Universidad de Stanford . Todos tenemos frases que, en momentos determinados de nuestra vida, cobran un especial sentido. Esta cita guió buena parte de la vida de Ramón Gaztelu, él no solo la repetía con cierta frecuencia como si se tratara de un mantra, su identificación con ella era plena, se comportaba como si sólo existiera el día presente.

Concebir la vida así, supone que en tu día no hay espacio para la queja, la lamentación, las rencillas, el mal humor, la rutina, los “esqueismos”; prestar atención a esos asuntos supone restar espacio al entusiasmo, a la creatividad, a la acción constructiva y positiva de avance, a la voluntad decidida por entender a la “otra parte” en vez de juzgarla desde mi mapa de creencias.

Así concebía las relaciones, los negocios, la familia, la amistad, el mundo…, Ramón Gaztelu Mezquíriz. Dicen que es imposible ser un buen coach sino estás convencido que el coachee puede alcanzar sus objetivos, si no crees, en definitiva, que el coachee es una persona completa, llena de posibilidades y de recursos. Ramón no era de las personas que creía en el enorme potencial de las personas, sino que era de las personas que vivía y hacía vivir a otros esa creencia. Ramón siempre buscaba el valor en los demás, tenía la mejor interpretación posible sobre los motivos de sus conductas, y abría puertas al contacto, al aprendizaje y a la colaboración donde la mayoría de nosotros sólo podríamos ver un muro infranqueable.

Hace escasamente mes y medio que se ha ido, y como dice una amiga y colega común de profesión, seguro que ya se ha puesto a trabajar para convencer a alguien y subir al cielo almas del purgatorio, o hasta del infierno, porque para Ramón todo el mundo podía tener un mal día, una mala racha y eso no inhabilitaba a la persona, simplemente lo hacía humano…

Todos los que hemos tenido la enorme fortuna de compartir con él un pedazo de nuestra vida, como participantes de sus cursos, como coachees, como compañeros de cafés, como colegas de profesión, como amigos, como socia… todos y todas, hemos sido “tocados” por su varita pero esta varita adquiere poderes inimaginables cuando pasamos a la acción y experimentamos su fuerza que no es otra que la que reside en nosotros mismos y nos atrevemos además a compartirla con los demás porque sino como diría Él, no merece la pena.

Vicky García Arlegui, socia de Crecento!, publicó este artículo en ANEC.es en Septiembre de 2012, 45 días después del desafortunado accidente que llevó a nuestro querido compañero Ramón al cielo.

Otros comentarios en la memoria de Ramón:
http://www.diariodenavarra.es/noticias/navarra/mas_navarra/2012/07/20/fallece_vecino_pamplona_atropellado_paso_peatones_miercoles_86764_2061.html

Share Button