27 de junio: Día de las Microempresas y las Pequeñas y Medianas Empresas

Las pequeñas empresas, incluidas las dirigidas por mujeres y jóvenes emprendedores, están siendo las más afectadas por las consecuencias económicas de la pandemia. Las medidas de bloqueo sin precedentes promulgadas para contener la propagación del coronavirus han conducido a interrupciones de la cadena de suministro y una caída masiva de la demanda en la mayoría de los sectores.

Para continuar desempeñando su papel crucial en la creación de empleos decentes y la mejora de las vías de subsistencia, las pequeñas empresas dependen más que nunca de un entorno empresarial propicio, incluido el apoyo para el acceso a la financiación, la información y los mercados.

No olvidemos que estas empresas, que cuentan con un número reducido de trabajadores (generalmente, menos de 250 personas) y un moderado volumen de facturación, son la espina dorsal de la mayoría de las economías del mundo y desempeñan un papel fundamental en los países en desarrollo.

Según los datos del Consejo Internacional para la pequeña empresa, este tipo de negocios, pertenezcan al sector formal o informal de la economía, representan más del 90% del total de empresas, generan entre el 60% y el 70% del empleo y son responsables del 50% del Producto Interior Bruto (PIB) a nivel mundial.

Es por su importancia que la Asamblea General decidió declarar el 27 de junio el Día de las Microempresas y las Pequeñas y Medianas Empresas, para concienciar acerca de su contribución al desarrollo sostenible.

Diferentes oficios representados en una imagen

EL PODER DE LO PEQUEÑO: ACTIVAR EL POTENCIAL DE LAS PYMES

Explora esta info-historia para descubrir todo el potencial de las pymes a la hora de asegurar un mejor futuro laboral.

Día de las Pymes 2020 – COVID-19: el gran cierre y su impacto en las pequeñas empresas

Este tipo de empresas son responsables de una generación de empleo e ingresos importantes en todo el mundo y son un factor clave en la reducción de la pobreza y el fomento del desarrollo.

Las microempresas y las pequeñas y medianas empresas, tienden a emplear a una gran proporción de trabajadores pertenecientes a los sectores más vulnerables de la sociedad, como mujeres, jóvenes y personas de hogares desfavorecidos. En muchas zonas rurales, son casi la única fuente de empleo. Como grupo, estos pequeños negocios son el generador de ingresos más importante en la “base de la pirámide”.

 

Share Button

La población inmigrante aporta a la economía más de lo que recibe

economía inmigrante

  • Según el estudio elaborado por Ikuspegi y Cultumetría, las personas de origen extranjero en 2018 aportaron a la economía vasca en términos de consumo 810 millones de euros más de lo que recibieron de la administración pública
  • Sin tener en cuenta la economía sumergida, en un contexto previo a la crisis COVID-19, su actividad económica tuvo un impacto del 2,06% en el PIB vasco

Ikuspegi-Observatorio Vasco de Inmigración ha presentado esta mañana en Bilbao los resultados del estudio ‘La aportación de las personas de origen extranjero en la CAE a través del PIB. Una aproximación desde el lado del gasto’, con el que han analizado la relación entre gasto y aportación económica al PIB que hizo la población inmigrante en 2018, es decir, en un periodo previo a la crisis del COVID-19.

Según el estudio elaborado por Ikuspegi en colaboración Cultumetría, consultora especializada en la medición de impacto y análisis sociales, se demuestra que el dinero dedicado por las Administraciones Públicas (714.912.000€) es inferior a la aportación económica que hace la población inmigrante a la economía vasca (1.525.292.820€). Esto es, que el dinamismo económico que generó el consumo de la población extranjera en 2018 tuvo un impacto positivo de 810.380.818€. Por su parte, términos generales los 1.525.292.820€ de consumo representan el 2,06% del PIB.

El informe corrige, así, la falsa creencia de que la población inmigrante recibe más de lo que aporta a la economía vasca. Responder a esta pregunta era, precisamente, el principal objetivo del estudio, que es continuación del realizado también por Ikuspegi en 2016, donde se midió la aportación fiscal de la inmigración en el periodo de crisis económica.

Durante la presentación del informe, Arkaitz Fullaondo, investigador principal del estudio y miembro de Ikuspegi y Álvaro Fierro, responsable de proyectos e investigación en Cultumetria, han estado acompañados de Lide Amilibia, viceconsejera de Políticas Sociales del Gobierno Vasco; y Simón Peña, decano de la Facultad de Ciencias Sociales y de la Comunicación de la UPV/EHU.

La viceconsejera de Políticas Sociales, Lide Amilibia, ha puesto de relieve que los datos ofrecidos por este nuevo informe realizado por Ikuspegi rompen los estereotipos y rumores sobre una población inmigrante subsidiada y dependiente de la ayuda pública. “La población vasca de origen extranjero aporta en nuestra comunidad autónoma casi el doble de lo que recibe del erario público, superando su contribución a la riqueza más del 2% del PIB. Estas cifras rompen los estereotipos sobre un colectivo ni subsidiado ni dependiente del erario público”, ha señalado Amilibia.

Por su parte, Fullaondo ha asegurado que “hemos abordado la investigación desde un punto de vista sensiblemente conservador, para lo que hemos trabajado solo con datos oficiales de gasto de las administraciones públicas y hemos evitado otros datos que pudieran ser cuestionados por su fiabilidad, como el análisis de la economía sumergida”.

 

Prestaciones sociales, sanidad, vivienda y educación frente al consumo de las familias

Para realizar el estudio, el Observatorio Vasco de Inmigración y Cultumetría han analizado la información facilitada por los organismos oficiales relacionados con el gasto social público: departamentos de Vivienda, Educación y Salud del Gobierno vasco; así como por parte de Lanbide.

Así, en el caso de la vivienda, se ha fijado en las cifras ofrecidas por las áreas del departamento de Vivienda del Gobierno vasco (Alokabide, Visesa y Etxebide y el Observatorio Vasco de la Vivienda).

Por otro lado, el estudio analiza la información facilitada por el departamento de Educación del Gobierno vasco sobre matriculación del alumnado extranjero en los centros de educación no universitaria, tanto público, como privado y la inversión que ello supone.

Otro de los aspectos observados ha sido el gasto que supone la atención sanitaria a la población inmigrante, el cual se ha obtenido a partir de la estimación de gasto sanitario en la CAPV distribuida por grupos de edades y que publica el departamento de Salud de Gobierno Vasco.

Quizá el dato más sensible, sea el relativo a las prestaciones sociales destinadas a la población de origen extranjero. Una cifra que ha sido obtenida tanto de la parte proporcional de la Renta de Garantía de Ingresos (RGI) en la CAPV destinada a este colectivo, como de las Prestaciones Complementarias de Vivienda y el acceso a los Servicios Sociales.

En contraposición, el estudio ha analizado la aportación que la población de origen extranjero realiza a la economía. Datos que ha obtenido a partir de la Encuesta del Gasto Familiar de Euskadi, que realiza el EUSTAT, así como de la Encuesta de Pobreza y Desigualdades Sociales de 2018.

 

Informe ejecutivo – La aportación económica de las personas de origen extranjero en la CAE a través del PIB (2018):
https://www.ikuspegi.eus/documentos/informes/Informe_ejecutivo_impacto_PIB.pdf

Share Button